Una gran Historia

Sebastiano Greco Puglisi, el primogénito de una familia numerosa, nació en los albores del siglo XX, en Santa María della Scala, Sicilia, Italia, un pequeño pueblo de pescadores.
Comenzó con la actividad pesquera en su tierra y continuó con esa ocupación una vez instalado en la Argentina, más precisamente en la zona del puerto de Mar del Plata.

Era un experto redero y un gran pescador.
A medida que pasaban los años, en el puerto no solo se multiplicaban las embarcaciones sino que, en la misma medida no cesaban de llegar entusiastas inmigrantes que aspiraban progresar personal y laboralmente.

Sebastiano fue uno de ellos. Poco a poco fue dejando su oficio de pescador para comenzar junto a su familia – esposa e hijos – a incursionar en la industria de la salazón de anchoas y la elaboración de conservas de pescados.
Así surge la marca PUGLISI, proveniente de su apellido materno. Casi 70 años después, son sus nietos (3ra.generación) los que continúan con tesón y pasión la actividad iniciada por el abuelo en la elaboración de las prestigiosas conservas de pescados PUGLISI, reconocidas en todo el país, como así también en la salazón de anchoas de excelente calidad, destinadas a la exportación.